Nueva inmersión y vídeo: Liberty, Tulamben (Bali)

En el paso de Boozos por Tulamben una de las inmersiones que esperábamos con más ansiedad era la del Liberty, carguero de 120 metros que tiene fama de ser uno de los mejores pecios del mundo. Por supuesto cada uno es libre de tener su propia opinión… pero nosotros lo dejaremos simplemente en que es uno de los barcos hundidos más accesibles del mundo. Es difícil verlo sin tener a docenas de buceadores alrededor a cualquier hora del día (excepto quizá, poco después del amanecer para los menos perezosos); e incluso es habitual hacer la inmersión viendo a unos cuantos bañistas con sus equipos de snorkel haciendo apneas, como podréis apreciar en el vídeo.

Se trata de un carguero americano torpedeado en la segunda guerra mundial por los japoneses… en realidad no fue hundido por ellos, ya que fue rescatado y llevado al abrigo de la costa sin tener que lamentar terribles daños ni ninguna víctima mortal. Una vez allí fue descargado y se quedó varios años olvidado a la espera de ver qué hacían con él, hasta que el volcán Agung -cuya silueta acompaña cada inmersión en la costa de Tulamben- hizo erupción y los temblores de la misma separaron el barco unos 40 metros de la playa, hundiéndolo con la popa a unos 5 metros y la proa a 30.

liberty

Estas condiciones son las que lo hacen tan accesible, y por lo tanto ideal para todo tipo de niveles. Una vez que las porteadoras te llevan la botella en la cabeza hasta la orilla (increible) y comienzas la inmersión, es bastante común ver algo imposible en otros pecios; buceadores excesivamente noveles por todos lados, algunos llevados por los dive masters cogidos del brazo y/o de la grifería… en un par de ocasiones pudimos ver a unos literalmente arrastrando los pies, como si de un bautizo se tratara. Tampoco se convierte en una estupenda experiencia cuando te metes en alguno de los túneles que los amasijos de hierros han formado y que tanto buscan los “amantes de la cacharrería”, y te encuentras con que toda la arena está levantada y la visibilidad prácticamente imposible.

Pero entonces… tiene tanta fama únicamente por su facilidad para buceadores poco experimentados? No, en absoluto… aunque las condiciones no siempre sean las mejores del mundo, con la luz adecuada y en horarios menos densos, puedes disfrutar de una grandísima variedad de vida, incluso del buscado mola-mola (aunque nosotros nos los perdimos… después de toda una semana allí, tres días después de nuestra marcha se han vuelto a ver 2 de ellos).Podremos ver toda la variedad presente en la zona, desde los omnipresentes ballestas (sobre todo yellowmargin y algún titán), labios dulces, trompetas, peces hoja para los de vista más aguda, grandes meros, murciélagos y todo tipo de nudibranquios… además de algunas anémonas con sus correspondientes familias de peces payaso, peces león, algunas barracudas…

Como guinda, también es posible disfrutar de los caballitos pigmeo, a los que puedes llegar con rumbo norte desde la misma proa del barco a 29 metros de profundidad, buscando una gorgonia amarilla junto a dos esponjas barril. Por lo menos esperamos que puedas seguir disfrutando de ellos, ya que como puedes ver en este otro vídeo, la gorgonia fue arrasada por alguien que probablemente no supo medir la dificultad de observar a estos caballitos en una zona expuesta a la corriente, con el resultado que podéis ver…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *